Perseverancia: la historia de Mariko Yugeta

Perseverancia: la historia de Mariko Yugeta

Via: Maurten

Mariko Yugeta tiene 62 años. Es la primera mujer de 60 años en quebrar la barrera de las tres horas en el maratón. Una plusmarquista mundial. La fuerza que la ha impulsado es el arrepentimiento. El arrepentimiento por lo que no pudo conseguir en su primer maratón hace casi 40 años. Un subtriunfo. Esa persecución de un sueño durante toda la vida la ha llevado a una visión inesperada desde la cima del mundo.

En el instituto y la universidad, Yugeta compitió a nivel nacional como corredora de medio fondo, llegando incluso a participar en el Campeonato Nacional de Japón. Quedó cautivada por el primer Maratón Internacional Femenino de Tokio en 1979. Cinco años antes de que el maratón femenino se convirtiera en una prueba olímpica, Yugeta se sentó en los asientos del Estadio Olímpico de 1964, bajo una lluvia torrencial, y observó a las mujeres que terminaban el maratón de élite, un espectáculo todavía poco frecuente en el mundo en aquella época.

“Todas las mujeres que terminaban parecían tener un resplandor. Parecía que habían sentido la verdadera felicidad. Pensé: “¡Yo también quiero hacer eso!”.

En 1982, Yugeta corrió el Maratón Internacional Femenino de Tokio para sí misma, y terminó en 3:09:21. Tenía 24 años.

Preguntada por el suministro de energía durante la carrera, Yugeta dice: “No quiero empezar una carrera con el estómago pesado, así que tengo cuidado de no comer en exceso de antemano”. Siempre fue un reto encontrar el equilibrio adecuado entre aportar energía a su cuerpo de forma eficiente y no forzar demasiado su digestión. Cuando Eliud Kipchoge rompió las dos horas, su acto de tomar lo que parecía un imposible y hacerlo posible fue una gran inspiración para ella. También la motivó a averiguar más sobre Maurten.

Yugeta se interesó por los geles energéticos que Kipchoge había utilizado en su carrera y quiso probarlos ella misma. En su carrera del récord mundial de este mes de enero, tomó un gel Maurten justo antes de los 30 km y rápidamente sintió que sus fuerzas se renovaban. En el maratón femenino de Nagoya, en marzo, utilizó la mezcla de bebidas Maurten antes de la carrera y geles en los puntos de 22 y 32 km, justo antes de las partes más duras del recorrido. Sintió una fuerza extra para seguir empujando a través de una carrera dura con fuertes vientos y terminó en 2:54:31.

¿Qué significa la edad para Yugeta, que lleva corriendo medio siglo y que estableció su mejor marca personal en el maratón cuando tenía 60 años?

“Nunca la he sentido realmente. Corro en pista con los estudiantes de secundaria a los que enseño y puedo mantenerme en pie contra jóvenes de 17 años, así que no pienso realmente en la edad”.

Al mismo tiempo, es muy consciente de mantener un cuerpo que pueda correr el resto de su vida.

“La circulación sanguínea y la flexibilidad son de vital importancia. Ahí es donde el proceso de envejecimiento afecta realmente a las personas”.

Yugeta se centra en obtener los nutrientes que necesita de los alimentos que ingiere. Come conscientemente cosas buenas para la sangre y los músculos, como hígado, atún y pollo. Bebe dos litros de agua al día y hace una rutina regular de estiramientos para mantener la flexibilidad de la parte inferior del cuerpo. Este tipo de atención a los pequeños detalles de su vida diaria es lo que mantiene su forma flexible y le permite hacer un kilometraje a la altura de los mejores profesionales, hasta 800 km al mes.

Con el récord del mundo en sus manos, Yugeta ya tiene en mente el siguiente objetivo: bajar de 2:50 por primera vez.

“¡Me decepcionó mucho no haberlo hecho en Nagoya este mes de marzo! He decidido hacer un maratón más esta temporada, en abril, para ir a por él. Quiero averiguar hasta dónde puedo llegar con 4:00 por km”.

Divertirse superando los límites de lo posible en lo que le gusta hacer es lo que más hace sonreír a Yugeta estos días. Desde su punto de vista en la cima, sigue mirando aún más alto.

Compartir..