China prohíbe los deportes extremos tras la tragedia del ultramaratón de Gansu

China prohíbe los deportes extremos tras la tragedia del ultramaratón de Gansu

Foto: carrerasdemontana.com

China ha suspendido indefinidamente las pruebas de deportes extremos, incluidos los ultramaratones, el trail running y el vuelo con traje de alas, en respuesta a la muerte de 21 corredores de larga distancia en Gansu el mes pasado.

Las condiciones meteorológicas extremas afectaron a la carrera de trail del Bosque de Piedra del Río Amarillo, en la provincia de Gansu, a las pocas horas de iniciarse la prueba, cuando muchos de los competidores atravesaban una parte remota y traicionera de la pista de montaña de 100 km. De los 172 competidores, 21 murieron y ocho resultaron heridos. Decenas de competidores se refugiaron en cuevas, y algunos fueron rescatados por residentes de pueblos cercanos.

El miércoles, la Administración General del Deporte anunció la suspensión indefinida de todos los “eventos deportivos de alto riesgo con responsabilidades de gestión poco claras, reglas imperfectas y normas de protección de la seguridad poco claras”. Entre ellas se encontraban las carreras a campo traviesa, los vuelos con traje aéreo, los ultramaratones y las carreras en el desierto, “para garantizar plenamente la salud y salvaguardar la vida de las personas”.

“La Administración General del Deporte llevará a cabo una revisión exhaustiva de los eventos deportivos, acelerará las mejoras del sistema de gestión, mejorará las normas y los reglamentos y reforzará exhaustivamente la gestión para garantizar la seguridad de los eventos deportivos”.

La declaración de la administración también ordenó a las autoridades locales que no celebren eventos deportivos de competición a menos que sea necesario, y que cancelen cualquier otro evento de alto riesgo en el período previo a las celebraciones del centenario del partido comunista chino del próximo mes, con el fin de garantizar “un buen ambiente y una buena atmósfera”.

El gobierno local debe realizar evaluaciones de riesgo de las actividades competitivas y de los servicios relacionados, incluyendo la gestión de la seguridad, el análisis de las condiciones meteorológicas y geológicas y el rescate de emergencia. La suspensión fue comunicada por el South China Morning Post.

A raíz de la carrera de Gansu, se pospusieron o cancelaron numerosos maratones y carreras. Los familiares y los supervivientes exigieron responsabilidades por lo que, según algunos, fue un “desastre provocado por el hombre”.

En su anuncio, la administración dijo que el incidente se debió “en parte a los cambios repentinos del tiempo [y] causó una gran pérdida de vidas humanas, una lección impregnada de profundo dolor”.

Entre las preocupaciones que suscitó la catástrofe se encuentran la aparente falta de conocimiento de los cambios meteorológicos, la falta de equipo para el frío en la lista de equipamiento obligatorio y el largo retraso en la cancelación de la carrera una vez que las cosas empezaron a ir mal.

Múltiples relatos sobre el desastre de Gansu apuntaron a la falta de planes de contingencia y de comunicación con las autoridades locales de rescate, que tuvieron dificultades para acceder al terreno y localizar a los competidores varados. Pasaron varias horas entre los primeros mensajes de ayuda y el despliegue completo de los equipos de rescate.

Los comentaristas también señalaron la explosión de la popularidad de las carreras de resistencia en China, sugiriendo que había muy pocos organizadores experimentados para dirigir los cientos de carreras que ahora se celebran cada año. Los funcionarios de turismo suelen ver las carreras como una forma de promocionar su región y ganarse el favor de sus superiores, sin tener en cuenta el peligro.

Compartir..